Islas Canarias
(+34) 680 39 76 13
info.anguloproducciones@gmail.com

Ángulo Producciones

Pedro  Melián: “Yo no soy padre, pero trabajo con hijos”

Un consejo  fue lo que llevó a Pedro Melián Rodríguez a estudiar Criminología, cuando no tenía claro a qué se quería dedicar. Desde entonces, Pedro descubrió una vocación en esta profesión, enfocándose en el trabajo con personas que han cometido delitos y en talleres e investigación en centros educativos. Actualmente, Pedro trabaja para la Asociación Trib-Arte dirigiendo el programa contra la violencia filioparental “Llaves para el cambio”.

El  jueves, 10 de mayo a las 18:00 horas, este criminólogo especializado en violencia juvenil, impartirá un taller de prevención del bullying en la Sala Insular de Teatro, con motivo del estreno de La Caricia Perdida, que se representará los días 18 y 19 de mayo a las 20:30 en este mítico espacio.

¿Cómo relacionas tu carrera con el bullying?

En todos estos años ha habido una constante, que es mi relación con los centros educativos de primaria, secundaria y con la universidad. Procuro siempre dejar hueco para hacer algunas actividades puntuales en institutos.

Durante muchos años trabajé el acoso escolar. Es un tema que me toca mucho, porque lo vivo en los centros y sobre el que estuve muchos años formándome y adquiriendo experiencia de situaciones de bullying, de protocolo, etc.

¿El acoso escolar ha aumentado en los últimos años o  ahora tiene una mayor visibilidad?

Toda la vida ha habido situaciones de abuso. Lo que  lo diferencia de hoy en día es el tema de la tecnología. Por ejemplo, yo antes te acosaba a ti pero las clases acababan a las 14:00 y hasta el día siguiente no te enterabas, con lo cual había un período de desconexión. Actualmente te puedo estar torturando hasta las tres de la mañana y eso cambia ostensiblemente las formas de acoso y los tiempos.

Hay tres bloques grandes con respecto al acoso: una es por el aspecto físico, las personas acosadas manifiestan que se meten con su físico; otra por género, ahora menos, pero al principio se metían más con las chicas que con los chicos, y en mucha menor medida en Canarias la cuestión étnica.

¿Qué papel ejercen ahí los centros escolares y las familias?

Los centros escolares fundamentalmente son muy sensibles a este tema y hacen la parte que les toca. Hay protocolos, formas de actuación, etc. que van a depender del perfil del pibe, de la familia y  de cada centro.

Los protocolos establecen unos pasos. Cuando un chico acusa a otro compañero se monta una especie de juicio. Se ha judicializado el entorno educativo, los expedientes disciplinarios de los pibes tienen un profesor instructor, tienen la declaratoria, los testigos, un sumario…

Se tiene en cuenta ante un caso de este tipo: qué investigación hay que abrir, qué observaciones hay que tener en cuenta, cómo trasladar la información y qué pasos dar antes de intentar una intermediación que sería lo más adecuado.

¿Se cumple en el 100% de los casos? No ¿Sigue habiendo acciones de bullying en este momento sin que lo sepan los padres  y los centros educativos? Seguro.  Creo que iniciativas como las que ustedes proponen estimulan que se visibilice este tema y que la gente tenga menos reparo.

¿Qué puede hacer la sociedad para intentar acabar con el bullying?

La intervención es clara: educación. También se debe normalizar la participación de los pibes en la resolución del comportamiento, y eso implica que los espectadores abandonen su papel pasivo y tengan un papel más activo, intentar denunciar la situación e intervenir en ella por otro. Es complicado, porque mientras yo te zurro hay 40 grabándome. De hecho, hay quedadas a través de Instagram o Whatsapp.

Hay una parte muy estructural de quiénes son los iconos de los pibes. Por ejemplo, el boxeador Floyd Mayweather celebró  su  victoria ante McGregor en un prostíbulo de su propiedad con un fajo de billetes de 100 dólares y 10 o 12 prostitutas en ropa interior. Ese vídeo estropea el curro que realizamos en un año. Fueron 18.000 de visitas en menos de dos horas. Ves el nivel de violencia de esta sociedad enferma que vivimos y los pibes también la sufren y la ejercen.

Siempre había opinado que un elemento importante es la feminización. El problema es que las nuevas generaciones de chicas se están masculinizando y con lo peor de los tíos: con agresividad, con violencia, con falta de empatía, de expresión emocional…

Cuando hablamos de violencia nos estamos refiriendo a formas violentas de resolución de conflictos. Yo creo que si entre todos nos esforzáramos en enseñar otra forma de solucionar los conflictos, de respectar la disparidad de opinión, de aceptar la diferencia e integrarla, minimizamos el número de situaciones violentas.

¿Qué actividades propones para el taller?

Mi intención es hablar fundamentalmente de lo que es el bullying, de los tipos de bullying que hay y de los protagonistas del bullying: que son el agresor, el agradedido, el espectador la familia y la comunidad educativa.

Tratándose de un taller dirigido a padres, dejaré una última parte para ciertas señales que pueden ayudar a detectar cosas raras, cómo actuar, cómo presionar y cómo deben hacerlo, porque los padres están muy desinformados de estas situaciones.

¿Qué metas tienes con tus proyectos?

Mi proyecto inmediato es consolidar lo que tenemos ahora mismo con “Llaves para el cambio”. Creo que vamos caminando despacio pero con buena letra, después de dos años y medio hay muchas cosas consolidadas pero hay que seguir. Esta semana empezamos con la escuela de padres. Yo suelo empezar las charlas con lo mismo: “Yo no soy padre pero trabajo con hijos”.

En mayo esperemos que ya seamos parte de la sociedad española de violencia filioparental. Se trata de ir construyendo un andamiaje que permita visibilizarnos con ciertas garantías. Respecto al taller voy a aportar mi granito de arena y espero que salga bien. Estoy muy agradecido por la oportunidad.

 

 

 

 

Comentario: 1

  • carmen noviembre 29, 2019 8:36 pm

    Me parece una iniciativa excelente y esperemos que muchas personas tengan acceso a esa informacion.

Publica un comentario

Ángulo Producciones